ENDODONCIA

¿Sabes lo que es la pulpa? No, no nos referimos a la textura que hay en el zumo. Todos tenemos una pulpa en nuestra boca. La pulpa es la parte más interna del diente, en ella se encuentran los nervios y vasos sanguíneos del diente.

Cuando tenemos una caries que llega a la pulpa, significa que hay bacterias dañando tu boca de forma irreversible siendo necesaria la realización de una endodoncia para poder conservar el diente. El tratamiento consiste en acceder al interior del diente para limpiar y descontaminar la pulpa, eliminándose así la infección, la inflamación y el dolor asociado.

Por último, se sellan los conductos de la raíz para que no entren bacterias de nuevo.

Nosotros le llamamos endodoncia pero seguro que has escuchado más el término “matar el nervio”. Se le suele llamar así porque al extraer la pulpa, también extraemos las terminaciones nerviosas y, con ella, la infección y el dolor.

¿Cuándo solemos recurrir a endodonciar un diente?

Cuando la caries ha llegado a la pulpa y existe inflamación e infección. Aunque también hay otras cosas como traumatismos repentinos que dañan la zona severamente o, incluso cuando hay un desgaste en la zona.

¿Cómo se hace una endodoncia?

Una vez anestesiado, se realiza un agujero en la corona para limpiar el conducto y su posterior obturación y sellado.
No te asustes porque en todo momento estás anestesiado, con lo que no notarás dolor.

 

¿Me puede doler un diente endodonciado?

Antes de empezar con la endodoncia seguramente sí te duela, después de pasar por nuestra clínica y realizar el tratamiento no debería dolerte más, ya que el diente queda insensibilizado.

¿Qué cuidados necesitan los dientes endodonciados?

Después de la restauración, un diente endodonciado requiere los mismos cuidados que cualquier otro diente.

¿TIENES MÁS DUDAS?